La tradición da paso a la imaginación.

Todos los años por estas fechas, pasábamos un día de campo en el Parque La Grajera.

Dábamos un paseo por el pantano, y guitarra en mano cantábamos y bailábamos nuestras canciones favoritas, mientras las patatas con chorizo se iban haciendo a fuego lento.

Hoy, hemos querido recordar uno de los días más especiales de la vida del centro y lo hemos hecho, rompiendo la rutina y disfrutando de juegos en el jardín y en el patio.

Como no hemos podido cocinar, nuestra empresa de catering nos ha preparado un menú especial.

Hay muchas cosas que no podemos hacer, pero con un poco de creatividad e imaginación intentamos que este verano raro, se quede ahí, en raro y no se convierta en aburrido.

Un Comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
YouTube
Instagram